B04. INTRODUCCIÓN AL TRABAJO CIENTÍFICO

Con esta sección finalizamos el recorrido metodológico que hemos propuesto en este blog. Se ha pretendido organizar las secuencias de un proceso de aprendizaje realizado de forma progresiva y acumulativa. Es decir, los contenidos están ordenados, desde las técnicas más básicas del estudio y del trabajo intelectual, tales como el subrayado, el resumen, la esquematización y la lectura comprensiva, hasta operaciones más complejas como saber buscar información sobre un tema y seleccionar, ordenar y procesar dicha información mediante la técnica de las fichas.
Todos los conocimientos metodológicos hasta aquí expuestos culminan y cobran sentido pleno si al final de este aprendizaje el alumnado, ya en el bachillerato, es capaz de afrontar el reto, aunque sea en un nivel muy básico, de planificar y ejecutar un trabajo de investigación científica o, simplemente, saber elaborar un proyecto. Este es el cometido de la presente sección que, tal como se ha indicado, podemos considerarla como la meta final de un aprendizaje que está íntimamente relacionado con competencias básicas que se consideran imprescindibles en la formación de la ciudadanía del siglo XXI.
Esta página es desde luego un tanto especial y por ello requiere cierta explicación adicional sobre su estructura y contenido. Se articula en torno a cuatro fichas cuyo contenido, a diferencia de las precedentes, exige un desarrollo más profundo y detallado que en las anteriores. Esa circunstancia explica que las cuatro fichas metodológicas que se insertan en esta sección, a pesar nuestro, tienen una extensión sensiblemente mayor y un número más grande de páginas que las presentadas hasta ahora. No cabe duda de que con relación a las restantes, están sobredimensionadas. No obstante, ese rasgo es la consecuencia inevitable de la complejidad que entraña el tema puesto que la iniciación en la metodología científica, aunque sea a un nivel muy primario, es un asunto complejo.
Así pues, la amplitud en el desarrollo de los contenidos de estas cuatro fichas ha sido necesaria para que el alumnado de bahillerato pueda comprender todos los elementos que se movilizan tanto en la organización de un trabajo de investigación como en la planificación sistemática de un proyecto. El nivel es probablemente elevado en algunos aspectos y, justamente por esa circunstancia, esta sección está dirigida preferentemente al alumnado de la educación secundaria postobligatoria. Sin embargo, a la hora de explicar la metodología científica se ha renunciado a la simplificación fácil pensando que una preparación más sólida en esta área metodológica, aunque suponga un extra de dificultad, servirá para propiciar el tránsito a los niveles de estudios superiores. Esperemos que esta opción haya sido acertada. Como introducción al tema aconsejamos ver con detenimiento el siguiente audiovisual:


PARA PROFUNDIZAR

Las cuatro fichas metodológicas que incluimos en esta página, tal como se ha explicado y defendido anteriormente, tiene unas dimensiones superiores a las demás. El hecho de fragmentar los contenidos de aprendizaje en cuatro documentos obedece también a la necesidad de abordar el tema desde una perspectiva global. El esquema que se desarrolla a través de las cuatro piezas es el siguiente. La primera ficha nos introducirá en los planteamientos teóricos sobre las metas y modalidades del método científico. La segunda y la tercera explican cómo organizar y elaborar los trabajos respectivamente. La cuarta y última, es un tanto meticulosa y detallista, sin embargo es conveniente tener ideas muy precisas sobre los requisitos formales que se han de tener en cuenta en la presentación de los trabajos científicos y en los proyectos.

FICHA Nº 26: INTRODUCCIÓN AL TRABAJO ESCOLAR
FICHA Nº 27: ESTRUCTURA DEL TRABAJO CIENTÍFICO
FICHA Nº 28: ELABORACIÓN DEL TRABAJO CIENTÍFICO
FICHA Nº 29: ASPECTOS FORMALES DEL TRABAJO CIENTÍFICO