A05. SUBRAYAR

En la página precedente afirmábamos que la lectura comprensiva es el fundamento para cualquier otra operación básica del trabajo intelectual. Resulta evidente, y por ello no hará falta explicarlo con demasiado detenimiento, que la comprensión, asimilación y almacenamiento de la información que nos ofrecen los textos escritos solo será productiva si comprendemos lo que estamos leyendo.
El otro pilar sobre el que descansa ese proceso de construcción del conocimiento en su nivel más básico es, sin lugar a dudas, el subrayado. Cuando el alumnado de secundaria y de bachillerato asume su aprendizaje de forma activa, responsable y comprometida, leer con atención y subrayar el texto que se lee llegarán a convertirse en dos acciones automáticas y simultáneas. En efecto, de forma casi instintiva aquellas personas comprometidas con su aprendizaje terminarán por tener siempre a mano un lápiz o bolígarfo para identificar, mediante el subrayado de los documentos que están leyendo, las ideas principales de eso textos.
El subrayado, ciertamente, es una acción tan esencial en el aprendizaje y el estudio como pueda serlo la lectura comprensiva. Más aún, puede decirse que al subrayar aquello que leemos esa operación ayuda en gran medida a la comprensión del documento escrito. Además, tal como se comproborá en las fichas de las páginas siguientes, el subrayado es la base para posteriores operaciones metodológicas. Tal es el caso de del resumen y del esquema, dos técnicas de estudio activo que antes de ponerlas en práctica exigen un bcorrecto dominio del subrayado.


PARA PROFUNDIZAR

En el audiovisual explicativo que acabamos de ver más arriba se aborda de manera simplificada unas nociones que ahora, en la única ficha que se inserta más abajo, intentaremos ampliar con mayor profundidad. Recomendamos su atenta lectura pues se encontrarán en este documento consejos muy útiles para mejorar en esta técnica.

FICHA Nº 9: EL SUBRAYADO