A03. PLANIFICACIÓN DEL ESTUDIO

Con toda seguridad habrás oído muchas veces que para conseguir alguna meta en la vida o realizar cualquier tarea con eficacia hay que organizarse. Con el estudio ocurre exactamente igual: para que sea productivo el esfuerzo que vamos a desarrollar es imprescindible organizar el tiempo y las fases de ese estudio. Pensemos que cualquier proyecto que llevemos a cabo en nuestras vidas exigirá, antes de ejecutarlo, una reflexión previa sobre cómo hacerlo, en cuántas fases, de qué forma y, si después observamos que contiene deficiencias o no cumple nuestras expectativas, pues entonces también hay que saber modificarlo.
En la sección anterior analizamos las tareas preliminares, es decir, todas aquellas que son preparatorias y que por ello se deben acometer antes de este esfuerzo intelectual. Recordémoslas: una alimentación sana, un ambiente apropiado y un alto grado de motivación. Ahora en esta sección enseñaremos cómo organizar el estudio en etapas, dividir los tiempos que se dedican a esta tarea para que la distribución sea de la forma más racional y productiva posible. Por último, ya en un sentido práctico y concreto, presentaremos una serie de útiles consejos sobre cómo confeccionar un instrumento interesante y valioso para mejorar el rendimiento escolar. Nos referimos al diseño del plan de estudios.
El plan de estudios es una herramienta que puede servir para guiar los esfuerzos que desplegamos cuando estudiamos; también pretende administrar de forma óptima el tiempo dedicado al estudio. Reflexionemos sobre este hecho: una buena planificación del estudio, en efecto, puede contribuir a obtener mayor rendimiento escolar. Ahora bien, no nos engañemos, todas las actividades hasta aquí descritas, que son preparatorias, de nada servirán si después no se materializan en actos concretos. Es decir, estudiar con interés, extremar la concentración y realizar un esfuerzo personal. Sin esfuerzo no hay aprendizaje y cualquier aprendizaje requiere esfuerzo personal. Ahora te invitamos a meditar sobre estas cuestiones mediante el visionado del siguiente audiovisual:



PARA PROFUNDIZAR

Todas las consideraciones que hemos analizado en el audiovisual se desarrollan de forma más minuciosa en las tres fichas metodológicas que se incluyen en esta página. Aquí se encontrará una continua exhortación para que realmente aprendamos a planificar los horarios y calendarios de estudio. Además, la última ficha está pensada para imprimirla y usarla como un modelo. Se trata de que con esa herramienta empiecemos a escribir tnuestras primeras autoinstrucciones sobre la planificación personalizada de las actividades escolares. Más adelante cada estudiante tendría que elaborar su propio modelo para adaptarlo a las necesidades personales de cada individuo.

FICHA Nº 4: LA PLANIFICACIÓN DEL ESTUDIO FICHA Nº 5: CONFECCIÓN DE UN CUADRO DE TAREAS FICHA Nº 6: MODELO DE PLAN DE PLANO DE ESTUDIO